Programa Nacional de Alfabetización

¿Cuál es el alcance real del proyecto entre la población más desfavorecida y el alcance geográfico?

La tasa de analfabetismo ha disminuido de manera significativa en los últimos años con las acciones desarrolladas por la anterior y actual gestión gubernamental y la participación de instituciones aliadas. El censo efectuado en el 2007 por la Dirección Nacional de Estadísticas y Censos (DIGESTYC) del Ministerio de Economía, evidenció un 17.97% de población mayor de 15 años en condición de analfabetismo; sin embargo, para finales del 2015, según reportes del Sistema Informático del PNA/MINED, se tenía ya una tasa de analfabetismo del 10.85% lo que equivale a una reducción del 7.12% en un plazo de 6 años; se espera llevar a un digito el índice a finales de 2016. Se destaca a la fecha, además la declaratoria de 55 municipios y una zona “Libres de Analfabetismo” y para finales del presente año, otros 25 municipios más. De igual manera se señala, que como resultado de los distintos esfuerzos realizados, los indicadores educativos oficiales de país, muestran un aumento en las tasas de escolarización, un mejoramiento en el rendimiento académico de personas jóvenes y adultas que han aprovechado las oportunidades para continuar estudiando en los niveles II y III y con ello culminar su educación primaria.

Tasa de analfabetismo por departamento y cantidad de personas en dicha condición

Analfabetismo

Es de señalar, además, que aun cuando en el año 2000 el país se comprometió a llegar un nivel de inversión pública en educación de un 6% del PIB, ésta sigue siendo relativamente baja, y aun cuando se ha tenido un leve incremento, todavía se ubica en el 3.4 % del Producto Interno Bruto. Para el 2016 el presupuesto para educación presentado y aprobado por la Asamblea Legislativa fue de 940.7 millones de Dólares, lo cual no es suficiente para llevar al país a la universalización de la educación básica y de la secundaria inferior. Para el 2016 el Ramo de Educación obtuvo 25.9 millones más que el 2015, sin embargo, se redujo en $1,197,105 el presupuesto destinado al Programa de Alfabetización, con la esperanza de obtener un refuerzo de similar cuantía en el primer trimestre del año para garantizar similares cumplimientos de metas que en el 2015.

El análisis de las cifras de analfabetismo en particular ayuda a identificar las disparidades de género (hombres - mujeres) y geográficas (urbano – rural), lo que implica que la condición de ser mujer y vivir en el área rural genera una doble marginación. El censo de población y vivienda efectuado en 2007, daba cuenta que el 61.7% de la población analfabeta eran mujeres y que el 32% de ellas, vive en el área rural.

¿Cuál es nivel de coordinación real con MINED?

El Ministerio de Educación de El Salvador y la Organización de Estados Iberoamericanos, para la Educación, la Ciencia y la Cultura OEI, vienen desarrollando acciones conjuntas de cooperación en el marco del Plan Social Educativo 2009-2014 “Vamos a la Escuela”, el Plan Nacional de Educación en Función de la Nación y el Proyecto Educativo Metas 2021 “La educación que queremos para la generación de los bicentenarios”. La nueva gestión gubernamental ha planteado en su Programa de Gobierno para la profundización de los cambios, en la línea estratégica “Educación para el trabajo y el buen vivir”, la proyección de erradicar el analfabetismo y aumentar la escolaridad promedio nacional, lo que implicará continuar aunando esfuerzos para que más personas jóvenes y adultas, cuenten con una oferta educativa que incentive el desarrollo personal, social, económico, cultural y político, con la participación de todos los sectores de la sociedad.

Es importante destacar que el MINED en la proyección quinquenal 2015- 2019 “Plan Nacional de Educación en Función de la Nación. Se propone estrategias que señalan la ruta para el desarrollo educativo del país y resulta ser una continuidad y profundización de lo establecido en el Plan Social Educativo 2009-2014, en el que se planteaba la necesidad de implementar un modelo educativo que propicie “un progresivo empoderamiento democrático de la población, avanzando hacia una sociedad humanista, más desarrollada y participativa, más próspera y justa, más solidaria y equitativa, más educada y culta, y más respetuosa de la vida y del medio ambiente. Una sociedad en donde se respete la dignidad e identidad de las personas y en donde todos y todas tengan oportunidades equitativas de desarrollarse de acuerdo a sus propias potencialidades y poniéndolas al servicio de sus congéneres” que forme “ciudadanos con juicio crítico, capacidad reflexiva e investigativa y con las habilidades y destrezas para la construcción colectiva de nuevos conocimientos, que les permitan transformar la realidad social y valorar y proteger el medio ambiente”.

Del 2015 a la fecha, la OEI ha formado parte del Consejo Nacional de Educación CONED, y a su vez asumió la facilitación del proceso de análisis y recomendaciones de la Mesa de Educación de Personas Jóvenes y Adultas, la cual expresó en su informe final la importancia que tiene la educación de las personas que por la exclusión y deficiencia histórica del sistema educativo salvadoreño se han visto involuntariamente postergadas en la aprehensión del conocimiento que requieren para garantizarse una vida digna y una participación ciudadana efectiva en su entorno. Para ello se hizo un diagnostico a fondo de la problemática con sus causas y consecuencias y propuso los objetivos, estrategias y líneas de acción que deberán impulsarse para el corto mediano y largo plazo. Es de esperar una mayor incidencia del CONED para asegurar los recursos y la integración intersectorial que permita la reducción significativa del analfabetismo y el acceso a la educación básica de los jóvenes y adultos.